En los últimos años, debido a la utilización de internet para vender o alquilar una casa, la fotografía de interiores, interiorismo o de casas, como se quiera llamar, ha vivido un pequeño boom.

Y es que, realmente, con un precio asequible, en relación al importe total que significa la adquisición de una vivienda, se pueden obtener imágenes profesionales que atraigan un mayor interés por la casa.

fotografo-de-casas

© David García-Amaya

Al final, la fotografía es una inversión, que revierte al final en el producto. Indudablemente, con características similares, una vivienda va a resultar muchísimo más atractiva si es vista a través de unas imágenes que resalten todos sus valores.

La contratación de un fotógrafo profesional es algo que buena parte de las inmobiliarias han pasado a hacer. Y las que todavía no lo hacen, es evidente que están renunciando a un público y a una proyección superior.

fotografo-de-casas

© David García-Amaya

En cuanto a los particulares, cada vez son más los que se animan a buscar en internet un profesional que fotografíe su casa. Aunque todavía hay muchos propietarios que no se dan cuenta, muchas veces por desconocimiento, del potencial de cara al comprador que significa tener buenas imágenes.

Malas fotografías de interiores

Piensan que con poseer un teléfono móvil correcto, las fotografías casi van a salir solas. Y no, la realidad es que te encuentras verdaderos desastres. Para hacer una sencilla prueba, he buscado una casa a la venta a través del portal Idealista. En menos de 30 segundos, he dado con una, con el siguiente resultado:

Fallos Fotografía de Casas

– Una persona aparece en una de las fotografías

– La imagen del exterior está realizada mientras llovía y sin que se aprecie la extensión del jardín

Fallos Fotografía de Casas

– Las fotografías de interior están realizadas en picado, desde arriba, distorsionando el interior

– Los ángulos escogidos son erróneos y no me permiten visualizar la dimensión de la casa

Fallos Fotografía de Casas

– La nitidez y la definición en general es muy escasa

Lo que parece apuntar es una buena casa unifamiliar, con estas fotografías, sólo lo permitir intuir de muy mala manera. Un desastre en conjunto que no transmite buenas sensaciones a cualquier potencial comprador.

Requisitos para la buena fotografía inmobiliaria

Y verdaderamente la excelente fotografía de casas es muy técnica. Requiere, de partida, de un buen equipo fotográfico, y trabajar con un sólido trípode. Antes de comenzar, un estudio de la luz, y cómo incide en la casa, debería ser obligatorio.

Las sensaciones serán muy distintas según la dirección y la intensidad de la luz. Y, como no puede ser de otra manera, los futuros propietarios siempre van a quedar viviendas con la mejor luz posible.

fotografo-de-casas

© David García-Amaya

Igualmente, antes de comenzar, todo debe ser ordenado para que no haya objetos que ensucien la fotografía. También, para ciertos casos, si se requiriera, sería interesante la opción de incluir elementos de atrezzo, propios o comprados, que enriquezcan la fotografía. Así lo hacemos con numerosos clientes.

Hay que elegir un correcto ángulo de visión, libre de objetos, y que proporcione una buena visión tridimensional del espacio.  Trabajando con lentes angulares, que nos den una sensación espacial amplia. Con otro tipo de lentes, podríamos buscar los detalles interesantes.

fotografo-de-casas

© David García-Amaya

Si es preciso, se incorporarán luces artificiales o flash, que rellenen las zonas de oscuridad. Pero, lo primordial es trabajar con luz natural, que produzcan un efecto más real y natural en las imágenes.

Se pueden utilizar técnicas de HDR para realizar la imagen final partido de diferentes fotografiadas con exposiciones variables. Con ello se conseguirá una fotografía con mayores matices y nivel de detalle.

Estos son sólo algunas de las posibilidades que un profesional debe dominar para realizar excelentes fotografías de interiorismo para inmobiliarias o particulares.

fotografo-de-casas

© David García-Amaya

Una vez realizada la sesión, que según las dimensiones de la vivienda, puede llevar de una a varias horas, la fase final será la edición. Aquí se realizarán los ajustes necesarios, a nivel de luz, de contraste, de brillo, de eliminar elementos o manchas de la imagen, para dejar las fotografías perfectamente acabadas.

Para una inmobiliaria debería ser indispensable trabajar con un fotógrafo profesional. Para un particular, cada vez más necesario. Estamos a su disposición, con precios muy ajustados. Puede contactar aquí: hola@fotografoempresas.com / Telf: 679 148 432.